1 de des. 2010

Show Business

Sempre m'han cridat molt l'atenció l'estètica i la moral dels llocs  "on es fan negocis". Els veig com a espais ficticis  i mediocres presuntament moderns i elitistes, decorats teatrals en què les coses humanes s'amaguen sota valors trampossos, vestits cars i menges estrambòtiques.  En aquesta ocasió, les fotografies estan fetes al Canary Wharf  londinenc.















Colgada en mi pared tengo una talla japonesa,
máscara de un demonio maligno, pintada de oro.
Compasivamente miro
las abultadas venas de la frente, que revelan el esfuerzo que cuesta ser malo.
La máscara del mal. Bertolt Brecht (1942)




2 comentaris:

  1. En relación con el "show business" me gustan las tres primeras. Sobretodo la primera por la representación de la unión entre tiempo y producción que tanto se encargan de recordar los propietarios de esas moles de oficinas, nuestras fabricas a vapor del siglo XX.

    Un saludo.

    ResponElimina
  2. Totalmente de acuerdo con tu apreciación. Dudé mucho entre colocar esa foto en primer lugar o al final. En todo caso, gracias a tu comentario, me doy cuenta de que tiene sentido tal cuál. Manel

    ResponElimina